Eres un Hijo de Puta…

No hay nada más excitante que ser el objeto de un cuerpo de mujer con hambre de sexo, la forma y el tamaño de sus senos parecen diseñadas por mí con virtuosa maestría, sentir como sus firmes y voluptuosas tetas se hinchan mientras con calma mi lengua humedece sus pezones entre círculos y chupadas, observo como las pupilas de sus enormes y almendrados ojos se dilatan y me dejan ver como el infierno arde en su interior,  como si sus ojos me gritaran que mantenga el ritmo de mi lengua entre la humedad que brota a cantaros de su sexo, como una advertencia de que ella ya sabe lo que hará conmigo, mientras escribo estas palabras cierro los ojos y puedo reproducir su sabor; en este punto mi miembro está que estalla, hierve como una vara de agitar vidrio fundido, de vuelta a sus tetas cruzamos las miradas y puedo percibir como su nariz se agranda en cada inhalación puedo ver a través sus labios entre abiertos el brillo de su lengua, ella de vez en cuando engulle el exceso de saliva producto de la excitación, ella huele a sexo, muerdo con torpe delicadeza sus pezones y algo de dolor le infrinjo por exceso de presión, trato de usar mis labios y mi lengua para no lastimarla, pero ella me dice entre gemidos “muérdeme con los dientes…” eso le encanta a ella pero a mi, me vuele loco; puedo sentir como su cuerpo se estremece, como no aguantando mucho tiempo más, me toma por el cabello y me lleva con delicada firmeza nuevamente entre sus piernas, siento la suave piel de sus muslos que me aprietan el cuello mientras mi cabellos se encuentra entre sus dedos, rozo suavemente su sexo con mí lengua encendida como un tizón; lo sé, ella está que revienta, ahora con la ayuda de sus manos lleva sus rodillas casi al pecho para que ejecute más cómodamente mi faena, desciendo lentamente entre los labios de su inundado sexo y me detengo en ese espacio perineal que solo existe para ser lamido, ese pequeño espacio de su cuerpo que tiene magia propia y por momentos dejo pasar suavemente mi lengua por su delicioso culo y con cada movimiento de sobre su orificio anal fluye de su sexo caudales del placer y por sus gemidos y la forma que respira sé que está muy cerca de estallar, pero me detengo y dejo que tome algo de aire, dejo que baje sus piernas y la hago girar, entre la escaza luz puedo ver el brillo del sudor sobre de sus nalgas y espalda, aparto el cabello mojado de sudor adherido a su cuello, necesito hacer algo de tiempo para que recupere el aliento y no se corra tan de prisa; mis labios, mi lengua y mis dientes recorren cada centímetro de su cuerpo tendido boca abajo, (quisiera describir los sonidos de placer que hizo pero me rindo no encuentro las palabras) presto particular atención a sus nalgas y las beso y las muerdo suave pero firmemente, quiere encoger sus piernas como invitándome a perderme entre sus nalgas, mi lengua es inquieta y está desesperada por besar su hermoso culo, pero no accedo, no puedo dejar que todo ese placer acumulado en su interior estalle todavía, subo lentamente besando cada vertebra siento los músculos de su espalda contraerse, beso su cuello mientas rozo sus nalgas con la punta de mi miembro, ella lo siente de inmediato e intenta a subir sus caderas para que la penetre pero yo no acepto su invitación, mi cuerpo ahora está tumbado de lado adherido al de ella bocabajo beso su nuca mientras mi mano acaricia sus firmes y suaves nalgas, ella dócilmente abre sus piernas invitándome nuevamente a ponerme en contacto con su sexo, mi mano se desliza por la ranura inundada de sus nalgas, mis dedos llegan a su hinchado y desbordado coño, introduzco entre su sexo mis dedos medio y anular hasta las falanginas y hago algo de presión hacia arriba mientras mi pulgar hace presión cerca de su hermoso culo, puedo sentir como las paredes que contienen los músculos de su vagina se contraen involuntariamente, saco mis dedos y puedo sentir su clítoris hinchado a reventar, en ese momento ella suavemente se gira para tomar el control, me toma por el cuello con una de sus manos mientras que con la otra sujeta mi miembro acariciando el contorno de cada vena que abultada de tanta sangre que suplica ser devorada y entre besos me susurra al oído “solo por hoy todos mi orificios son tuyos”, me besa apasionadamente y besa ligeramente mis pezones, recorre con su infame lengua mi abdomen, se tropieza con mi pija pero por momentos lo ignora, recorre con cada papila de su lengua mis bolas mientras me mira fijamente, con la punta de su legua comienza a subir lentamente desde la raíz hasta la punta de mi verga que ya está chorreada de placer, puedo sentir como con abundante saliva lubrica toda el área, después de varios recorridos interminables con su lengua lentamente lo introduce en su boca, los sonidos de placer que hace son como si fuera yo quien se la está comiendo a ella, me pide que la tome del cabello y se la empuje hasta el fondo de su garganta, parece que se ahogara y a mí me fascina verla así, por momentos la presiono contra mi pelvis y al sacar mi envergadura de entre sus fauces toma aire rápidamente y me mira con prevención, pasando nuevamente su lengua desde la base de mi miembro hasta la punta; después del mejor sexo oral de mi vida, empieza a juguetear con mi verga y acaricia sus tetas con ella dejando caer un poco de saliva sobre sus pezones para regarlo con la punta; luego la hago acostarse y paso una de sus piernas por encima de la otra, en este punto su cadera está girada aunque sus hombros procutan estar rectos sobre la cama, me mira impaciente esperando ansiosa ser penetrada, por momentos me pierdo en esos putos ojazos verdes, puedo observarla en detalle, su cabello es liso, abundante y brilla, huele a Almedras, sus rubíes labios carnosos parecen tallados, su cuello es largo;  me coloco detrás de sus nalgas con su pierna estirada entre las mías, con mi verga engreída como una roca busco algo de lubricación dejándola deslizar entre los labios llegando hasta su clítoris donde me detengo con suaves movimientos de ida y vuelta, me detengo en su culo que no necesita dilatarse porque hace rato ya espera ser penetrado, puedo ver sus ojos como se abren igual que su boca, ella aguanta en aire entre sus pulmones, aprieta las sabanas fuertemente esperando ser atravesada, es ese momento ve en mi la sutil intención de volver a su clítoris y mirándome sin parpadear me dice “si no lo metes ahora te juro que te vas a arrepentir” con su mano derecha toma firmemente mi verga y la empuja con fuerza hacia su colo para deshacer mis intenciones, yo solo quería que llegara al punto de que me pidiera ser penetrada, que me suplicara, que me dijera que necesitaba que la poseyera, pero no tuve la voluntad de negarme; penetro su culo despacio pero firmemente, ella se acomoda ligeramente para facilitar la penetración, con una de sus mano abre sutilmente sus nalgas, pero no para mejorar la entrada, sino como mostrándome el momento, para que disfrutara su estrechez, como diciéndome que valía la pena, mientras la envisto una y otra vez puedo apreciar el movimientos de sus voluptuosas tetas, es un baile inmensamente excitante, puedo confesar que ese movimiento de sus senos es una de las cosas que más me excita ver, al igual que los gestos de su cara colmada de placer, sus labios, sus ojos, mueve sus manos como intentando descargar todo lo que siente a través de ellas, me toma la mano que tengo encima de sus caderas y me aprieta con mucha fuerza mientras me mira a los ojos y me dice “eres un hijo de puta” pero no con rabia, sino como confesándome que nunca se imagino que yo le estuviera causando tanto placer, se aprieta las tetas y los pezones, cierra los ojos con fuerza apretando sus dientes, su abdomen y su culo palpitan incontrolablemente, gime como un animal poseído y me grita “eres un hijo de puta” sus ojos parecen desorbitados intenta aspirar todo el aire que puede pero parece escaso, de pronto solo puedo escucharla gemir como una bestia, escucho su agitada respiración y de pronto un suspiro de liberación, de calma, donde dejó salir todo el oxígeno que tenía en sus pulmones; dando paso al silencio me dispongo a dejarla recuperarse pero solo escucho “ni se te ocurra sacarlo, solo necesito un minuto” por momentos su culo se contrae intermitente mente, termina de girar sus hombros quedando bocabajo, en un instante está poyada en sus rodillas y descansa su cabeza ladeada sobre la almohada, quiere aprovechar cada centímetro de mi verga, a este punto no existe delicadeza, me domina los más primitivo de mi ser, me inclino hacia delante la tomo por la mandíbula y la obligo a mirarme a los ojos, uno de mis dedos termina dentro de su boca, mientras con fuerza la penetro una y otra vez, ella grita en la medida de la profundidad de la embestida y grita “Yaaaa…” “me vas a matar” pero no la escucho, ahorita solo me importa derramarme en ella, vaciarme y dejar saldados cada una de mis ganas, de mis deseos, de mi hambre por ella, nuestros cuerpos sucumben, no tenemos energías, inertes no dejamos caer caer, necesitamos un momento para digerir todo el placer, todo lo vivido.

Despierto confundido mojado, sudado, todavía siento su olor, me encantaría tener la certeza que está duchándose, pero no… lentamente solo puedo darme cuenta que te soñé, pero sabes qué…? También te viví; son muy pocas la vece que registrado un sueño como una realidad tan palpable y digo una realidad porque puedo reproducir a voluntad tus olores, tus sabores y sonidos, cada contorno de tu cuerpo; puedo retroceder la película y revivir cada detalle cada contracción, cada vez que me decías “ eres un hijo de puta…”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s