LOS PAÍSES QUE PROGRESAN SON LOS PAÍSES PARANOICOS

DEJA UN COMENTARIO

Dice Andrés Oppenheimer, en entrevista con Cristina Galindo, en El País, que “los países que progresan son los países paranoicos, los que siempre piensan que se están quedando atrás. Un poco de esta paranoia constructiva es lo que nos falta a nosotros (los países latinoamericanos)”.

Tiene razón el periodista argentino. Tiene razón porque entre las 100 primeras universidades del mundo no se encuentra ninguna latinoamericana, pese a que Brasil es la séptima economía y México la duodécima. Tiene razón porque en la pruebas PISA salimos últimos. Tiene razón porque todos los países latinoamericanos juntos no registran ni 10% de las patentenes internacionales que registra solita Corea del Sur.

El periodista de The Miami Herald y CNN, agudo observador de la realidad de nuestra región, pone el dedo en la llaga más evidente: “Los países latinoamericanos hemos estado guiados por la ideología y obsesionados con el pasado. Es una gran diferencia que se refleja en la falta de una cultura de la innovación y de la educación de calidad… No es casual que países asiáticos que venían de una situación de pobreza igual o mayor que América Latina tengan hoy ingresos por habitante que, en algunos casos, son tres veces mayores que los de los países latinoamericanos”.

Sí, en esta región somos creativos. Muy creativos. Pero, como apunta Oppenheimer, la creatividad es solo una de las patas de la mesa y por sí sola no conduce al crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Para realmente convertirnos en sociedades innovadoras se requieren otras tres premisas: una cultura de veneración de los innovadores, una cultura de tolerancia social con el fracaso individual y una cultura de obsesión por la educación de calidad.

Somos creativos, sí, pero somos sociedades siempre dispuestas a celebrar el fracaso de los nuestros, siempre suspicaces del éxito de los nuestros, siempre tacaños con el aliento a quienes arriesgan todo para escalar peldaños en la escala de la innovación.

Nos queda un largo, larguísimo, camino por andar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s