Una mujer llamada Venezuela…

Hermanos venezolanos, he podido sentir que entre los habitantes de nuestro país; nacionales y extranjeros, oficialistas y opositores, profesionales y obreros, amas de casa y domesticas; se ha generalizado un sentimiento… al que yo voy a definir como RESIGNACIÓN, entiéndase esta como la Aceptación con paciencia y conformidad de una adversidad o de cualquier estado o situación perjudicial” , y digo esto, porque al ver a los adeptos al oficialismo haciendo largas colas para adquirir algunos productos escasos, sea para revender o para consumir, verlos sufrir el calvario al ser atendido en un hospital público, ver como el hampa destruye la vida de tantas familias, imaginar como a los más pobres no le alcanza el dinero para sobrevivir, y como a los no tan pobre no les alcanza para vivir; sentir como se lamentan aquellos venezolanos que no comparten las políticas del gobierno, que pasan muchas horas de sus días conversando entre sí lo devastado que esta el país, lo bajo que hemos legado, las magníficas propuestas económicas de los comerciantes y empresarios, lo mucho que le preocupa a los padres el futuro, la educación y la seguridad de sus hijos y lo poco que le rinde el dinero para las compras y gastos necesarios; y durante este transitar… el planeta entero ha sido testigo de la decadencia de la política venezolana (oficialistas y opositores) y aun así, son MUY POCOS los que se atreven a hacer algo; de alguna manera la depresión generalizada en que nos encontramos todos nos hace ser indolentes con nuestro país, y no creo que sea por indiferencia, porque se puede sentir como Venezuela le duele a cada uno de nosotros en el corazón, y con ganas de equivocarme los dirigentes oficialistas no tienen la más mínima voluntad de rectificar, las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN) han perdido honor, orgullo, cojones y el respeto del pueblo al que se deben, a la hora de defender a su pueblo y su soberanía se hacen los pendejos, solo por mantener en el poder a una ideología nefasta de forma comprobada, los empresarios viven quejándose de las políticas gubernamentales, pero qué hacen para salir de donde estamos?, si la mayoría están a la espera que le aprueben x cantidad de dólares para que su empresa no quiebre o para sacar dólares al exterior, los adultos contemporáneos (entre 30 y 40 años) es muy poco lo que aportan para salir del problema; y quisiera que lo anteriormente dicho no se entienda como una crítica, si no, más bien como el resultado de un proceso durante el cual nuestra nacionalidad se ha visto golpeada, humillada, ultrajada, vejada, herida en lo más hondo, y que no nos ha quedado más que RESIGNARNOS, resignarnos a que vivimos en uno de los países más ricos del mundo pero somos uno de los pueblos más pobres, vivimos en una depresión perenne; resignados como la esposa que ve a su marido con amantes, ganando mucho dinero y ver como lo gasta en fiestas, amigos y mujeres, y que tiene a sus hijos desatendidos, sin comida, ni vestido, ni atención medica; y que cuando decide quejarse sabe que va a recibir una golpiza, muchos insultos y humillaciones; después de tantos años viviendo lo mismo esa hermosa mujer y esposa que se llama Venezuela esta RESIGNADA a vivir así. No  nos permitamos, y digo “nos permitamos” porque me dirijo a todos los venezolanos, a los oficialistas, por favor exíjanle a sus dirigentes que resuelvan los problemas de los venezolanos, que dejen de abusar del poder que ustedes les confirieron y asuman sus errores, que respeten al adversario; y a los opositores… inteligencia y cordura, que no se dejen caer en la tentación de hacer una política sucia como la del gobierno, porque precisamente esa es la política que no queremos más; a los militares, Venezuela les exige que hagan su trabajo, que cumplan con el juramento que hicieron y hagan cumplir las leyes, busque la forma de encontrar sus testículos; y finalmente… mis queridos vecinos venezolanos, quisiera que se den cuenta que aunque nuestra situación es compleja, tenemos grandes cosas para tener ESPERANZA, sabemos que somos un pueblo GRANDIOSO, que nuestras virtudes son infinitas, que aunque ese hombre que “por ahora” dirige este matrimonio, es patán,  insolente, ignorante y poco quiere a su familia, dense cuenta que el divorcio es una opción, aunque él no quiera divorciarse. Se les quiere a todos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s